domingo, 19 de enero de 2020

Vivir sin ética

Comenzó el nuevo gobierno su andadura y, cierto es que, no defrauda. Desde ningún punto de vista. Y por si alguien pensaba que las ideologías habían muerto, que repase los hechos de esta última semana.
ImageMatrimonios en el consejo de ministros. Parejas en la cúpula del ejecutivo y legislativo. Consejo de ministros elefantiásico. Fiscal General del Estado que viene directamente de ser ministra de justicia. Ministerio de igualdad donde se elimina toda presencia masculina, simplemente, como marca de la casa. Encuentros con delincuentes inhabilitados, encarcelados o prófugos de la justicia. Asunción del concepto de ¨conflicto político¨ para blanquear la sedición. Consabida subida de impuestos porque es la garantía de una sociedad justa. Declaraciones como ¨los hijos no pertenecen a los padres.¨ O, por citar lo último, España apareciendo en el buscador de Google como país comunista.
Éste es el panorama.
Quiero compartir contigo tres conceptos:
1. Ética. Conjunto de costumbres y normas que dirigen o valoran el comportamiento humano en una comunidad.
2. Estética. Relativo a la percepción o apreciación de la belleza.
3. Ley. Precepto dictado por la autoridad competente en que se manda o prohibe algo en consonancia con la justicia y para el bien de los gobernados.
Siempre pensé que los contrapesos de la ética, la estética y la ley conformaban la combinación ideal de una sociedad democrática. (Soy de los ilusos que piensa que la democracia es algo más que votar cada cuatro años). 
¿Dónde han quedado conceptos como nepotismo, autarquía, totalitarismo democrático, separación de poderes, familia, verdad, coherencia o soberanía? Los han sacado del marco. Al parecer, prescindir de la ética facilita la consecución de objetivos. Si sólo nos movemos entre lo obligatorio (la ley) y lo opinable (la estética) desposeeremos a la sociedad en su conjunto de criterios objetivos con los que analizar, valorar y juzgar la acción política. La maquinaria se ha puesto en marcha.
Desgraciadamente esto no es nuevo. Hasta podríamos comparar la situación de hoy con la esplendorosa época de Julio César. Seguro que encontraríamos hasta nuestra propia ¨bona dea¨. 
Humildemente pienso, si ya no hay ética, una parte de mi profesión caerá en desuso o tendremos que reciclarnos en simples propagandistas dispuestos a dirigir la ¨glavlit¨o el ¨ministerio para la ilustración pública.¨

jueves, 2 de enero de 2020

Más que comunicación política


Resultado de imagen de acuerdo psoe ercEl comienzo de 2020 se presenta apasionante por el juego estratégico de todos los intervinientes con vistas a seguir captando electores de cara a próximos comicios y apalancamiento de sus correspondientes “negocios”. Además, parece que tendremos regalo de Reyes especial.
En los primeros años 30 del siglo pasado, Antonio Gramsci, fundador del Partido Comunista Italiano y padre espiritual de la izquierda europea, planteó, al margen de sus teorías y principios ideológicos, el uso de herramientas y medios que facilitaran la hegemonía cultural y el sometimiento a través del lenguaje como vía para la consecución del poder político. La conquista cultural previa se hace imprescindible. La realidad está definida por palabras, por lo que, afirma, “quien controla las palabras controla la realidad”.
En 2012, Jonathan David Haidt, psicólogo social estadounidense, desarrolla su teoría de los fundamentos morales para intentar explicar los orígenes y las variaciones del razonamiento moral. Los fundamentos de esta teoría se desarrollan a partir de diferencias culturales para enfocarse posteriormente en la ideología política. Los fundamentos, seis, se componen por una serie de valores y sus opuestos, centrados en aspectos emocionales: Cuidado/daño: aprecio y protección de los demás; Justicia/engaño: justicia representada por un acuerdo con normas compartidas; Lealtad/traición: mantenerse con su grupo, familia o nación; Autoridad/subversión: obedecer a la tradición y a la autoridad legitimada; Santidad/degradación: agrado por cosas o acciones agradables; Libertad/opresión: nos mueve a la rebelión cuando nos sentimos humillados.
Combinen ustedes “Cuadernos de la cárcel” (Gramsci, A. 1929-1933) y “La mente de los justos” (Hait, J. 2012), es decir, control del lenguaje + control de las emociones y podrán entender cómo y porqué damos por sentadas y por buenas muchas de las cosas e ideas que, no hace demasiado tiempo, ni siquiera compartíamos.
Por ejemplo, sólo así se explica que el propio Rey, en su mensaje de Navidad, aludiera como un “todo” a Cataluña presentándola como una de las serias preocupaciones en España, en vez de identificar expresamente a los verdaderos responsables de la “situación”. Por ejemplo, esa puede ser la explicación a que en un acuerdo de investidura se plasme, negro sobre blanco, el concepto "conflicto político" en alusión a las pretensiones independentistas. Normalización conseguida a través de conquista del lenguaje y valores centrados en aspectos emocionales.
¡Feliz 2020!

sábado, 7 de diciembre de 2019

Relato, ¿bien colocado o bien financiado?



Resultado de imagen de greta uganda
Licypriya Kangujam y Vanessa Nakate, las 'Gretas' del sur ...

Estos días estamos asistiendo a la Cumbre del Clima en Madrid. Y de eso quiero escribir. Sin polarizaciones ideológicas y, como suelo hacer, desde las connotaciones que nos pueda aportar la comunicación.
El éxito de una buena comunicación siempre ha estado basado, entre otras razones, en colocar el mensaje en un buen envoltorio o relato que pudiera alcanzar altos niveles de persuasión. De un tiempo a esta parte, la comunicación pública también se esfuerza en provocar marcos mentales en los receptores como forma de engrasar las percepciones individuales y hacerlas más proclives a los objetivos que se pretenden. Persuasión, al fin y al cabo, individual y colectiva como muy bien nos han contado Cialdini, Carnegie o Mortensen.

Qué duda cabe que los grandes mensajes de la lucha contra la pobreza, la lucha contra el hambre o el enaltecimiento de cualquier otro valor universal, está predispuesto, de forma mayoritaria, en nuestras voluntades. De tal manera que no tienen más que ponernos una “muleta” e inmediatamente “embestiremos” sin que nos demos cuenta que el objetivo de quien maneja esa muleta no es la creación de un cuadro artístico sino, más bien, la de templarnos para que la “estocada” sea lo más certera posible.

No digo yo que esto de la Cumbre del Clima tenga ocultos intereses más allá de un objetivo y valor universal loable como es el respeto por nuestra madre tierra y la obligación de dejar a nuestros hijos un mundo mejor que el que nosotros recibimos de nuestros padres; pero sinceramente, veo indicios de que, más que de un buen relato, se trata de un relato bien financiado. Te dejo, amigo lector, algunas cuestiones que a mí me han hecho pensar.
Resultado de imagen de Fionn ferreira
Fionn Ferreira

→16, 8 y 22 años tienen las estrellas mediáticas de esta cumbre. Tres “mujercitas” de Suecia, India y Uganda convertidas en iconos de la lucha contra el cambio climático. Echo en falta en el espectáculo a Fionn Ferreira, por ejemplo, un joven irlandés que a sus 18 años ha presentado soluciones para acabar con el plástico en nuestros mares.

→“Pido a los jóvenes que sigan presionando para obligar a la Unión Europea a actuar más rápido frente a la crisis climática” Contundente frase del Comisario europeo de Medio Ambiente ¡Bien!  Si repasamos las estadísticas oficiales sobre los países más contaminantes en términos absolutos, tan sólo encontramos a un país de la UE entre los 10 primeros; Alemania en sexto lugar. En términos relativos de contaminación por habitante, el primer país de la Unión que aparece en el ranking es Luxemburgo en el puesto 14. ¿Quiénes encabezan? Efectivamente, esos en los que estás pensando, pero la culpa es de Europa.

→“Seis policías heridos durante la marcha por el clima” (El País). A mí, el hecho en sí mismo, me ha llamado a la reflexión… Otra vez policías heridos a manos de mozuelos que no saben encauzar bien sus ansias de lucha por el bienestar de los demás.

Resultado de imagen de real madrid→Por último, no me cabe duda que, no había un personaje español con más méritos en favor del medio ambiente, la ecología y la lucha por el prójimo que el “hollybudiense” Bardem para que, además se caliente e insulte. Y que el Madrid se vista de verde para conmemorar el evento, no viene sino a ratificar que, efectivamente ha sido un relato bien colocado; y solo quienes somos, una vez más, políticamente incorrectos (como poco), pensamos que es un relato bien financiado.

Este tipo de detalles hace que deposite mi fe, exclusivamente, en la comunidad científica.

lunes, 11 de noviembre de 2019

Algo de lenguaje no verbal la noche del 10N


En esta entrada, casi obligada, sólo quiero compartir impresiones que me dejó la noche electoral a la vista de la reacción de los principales líderes, una vez conocidos los resultados.
Jugar con las expectativas sin ser conscientes que éstas pueden jugar un papel central el día después, supone arriesgar mucho en una partida tan abierta. Jugar con las expectativas sin tener en cuenta el efecto que juegan en la psicología del conjunto de individuos es lanzarse a una piscina sin conocer su profundidad. Sé que es difícil resumir en una sola imagen el mensaje interior que alguien no quiere transmitir. Aún así, arriesgo estos párrafos con la intención de escribir sobre comunicación no verbal, puesto que de predicciones políticas y posibles soluciones, aún sería mucho más arriesgado.

Si bien, como casi siempre, hubo varios ganadores, es evidente que ayer hubo un claro perdedor que partía con desventaja por cuanto ya tuvo que hablar de remontada durante la campaña electoral. Los pronósticos se cumplieron y nadie de la formación naranja se molestó en disimular los sentimientos de tristeza y frustración, cosa que es de agradecer.

Entre los vencedores, ahí sí podemos encontrar imágenes que nos trasladen mensajes que quizás no era su intención trasladar. Por ejemplo, Abascal que no podía disimular su sonrisa por la gesta realizada, tendría que explicarnos por qué su gesto y sus dedos usando el símbolo de la victoria no son contundentes, sino que son más bien tímidos y desconfiados. ¿Ha superado tanto sus expectativas que ni él mismo se lo cree? ¿Ha cumplido sus expectativas de voto pero no su objetivo de desalojar a Sánchez?

Iglesias y su gente, que han aguantado bien el tirón, aparecen pertrechados con posturas defensivas y apiñados como siempre. Con poca gestualidad en las manos de su líder, nos muestran lo compacto de su grupo, recelosos y a la defensiva. ¿Tienen miedo de que Sánchez los vuelva a dejar fuera de un gobierno de coalición y no se cumplan sus expectativas? ¿Es una forma de decirle a Sánchez aquí estamos y no has podido con nosotros?

En las filas de Casado hubo momentos para todo. Han mejorado resultados y pueden consolidarse como oposición con 88 diputados. ¿Realmente eran esas las expectativas o se habían fijado en llegar a los 100 diputados? ¿Quizás por eso se traslucían rostros de resignación que se querían borrar a base de sonrisas mecanizadas?
Sánchez, por su parte, con aparente tranquilidad dejó entrever la rabia a través de su puño bien prieto y el dedo acusador, que combina con una mirada profundamente seria y amenazante, avisando de que esta vez piensa salirse con la suya de gobierno progresista, aunque su estrategia y sus expectativas de crecer en votos y en escaños ha fracasado estrepitosamente.

Por último, el recién llegado Errejón y gran parte de sus compañeros, 
no han podido ocultar su tristeza, aunque nos hayan vendido que sus expectativas consistían simplemente en meter la cabeza en el Congreso. ¿Realmente es lo que transmiten sus rostros y esos hombros encogidos con los brazos semiflexionados y las palmas de las manos hacia arriba? (creo que no)


P.D. Mientras pensaba estas líneas me llega la noticia de la salida de la política de Albert Rivera. Pienso que es un gesto que le honra. Muy pocos han sabido hacer lo que él acaba de anunciar. Al margen de sus errores, le agradezco todo lo que ha hecho en estos años por Cataluña y por España. Y, por supuesto, le agradezco que con él, llegara una nueva forma de hacer política y de comunicación política.

domingo, 21 de julio de 2019

Cheque en blanco

Al parecer, afortunadamente, el inicio del nuevo curso académico vendrá acompañado de un curso político en el que contaremos con todos nuestros gobiernos en perfecto estado de revista. Esto es bueno.
Sin embargo, los que ahora hace 30 años, en plena juventud, descubrimos de la mano del profesor Jonh Keating (Robin Williams) que las ideas y las palabras pueden cambiar el mundo, andamos con una profunda preocupación. Haber convertido, más que nunca, el voto del ciudadano en un "cheque en blanco" en manos de los ¿líderes? que nos han tocado en suerte, no ayuda a mantener ese sueño de poder cambiar el mundo con las ideas y las palabras.
La Democracia es el derecho del pueblo a elegir y, también, controlar a sus gobernantes. ¿De verdad los podemos controlar? ¿Qué puede hacer el ciudadano ante las oligarquías de los "aparatos" que, una vez recibido el voto, lo usan a su antojo para conseguir más y mejores condiciones personales?
El dream team de los pretendidos líderes políticos y sus séquitos correspondientes han malentendido el concepto de la bondad de ser inconformistas. O no han visto, o no han interpretado bien al profesor cuando en su aula de la academia Welton invitaba a sus alumnos a ser únicos y extraordinarios defendiendo sus convicciones.
Lo peor de todo es que el cuerpo social, los individuos que disfrutamos de nuestra libertad, demos por buenas determinadas actitudes sin que tengan el más mínimo reproche social. No sé si será el miedo, el marco de lo políticamente correcto o algo peor, la desidia y el desapego, lo que nos convertiría en una sociedad políticamente enferma y entregada a las fauces de hambrientas minorías que legitiman su despotismo ilustrado en un sistema que necesita ya una profunda revisión.
Se han perpetrado auténticas obscenidades con nuestro voto por mor de no se sabe qué intereses generales, convirtiendo "el arte de lo posible" en un mercadillo. 
Han profanado el "carpe diem" para convertirlo en un "Juan Palomo, yo me lo guiso yo me lo como" (Cómo se divertiría Don Francisco de Quevedo si viviera en estos tiempos). Si no, repasen mentalmente: vuelta a retribuciones pre-crisis, exigencias y cesiones que no responden a la voluntad nacida de las urnas, mercadeo con instituciones varias, uso perverso de herramientas legales... Todo ello en favor de intereses generales y por el bien de los gobernados. ¿?
Jonh Keating nos enseñó lo importante que es liberarse de la tiranía establecida, por eso, algunos seguimos subiéndonos al pupitre para recordarnos que debemos mirar las cosas de manera diferente. Me he subido a la mesa y lo que veo no me gusta. Quizás porque soy más de "El club de los poetas muertos" que de "Juego de tronos".
Buen verano. La próxima vez, prometo escribir sobre comunicación.

domingo, 28 de abril de 2019

De verdad, ¿era necesario?

Resultado de imagen de elecciones 2019Tiempo y espacios habrá para el análisis de los resultados electorales de este domingo. 


Estoy seguro que se hablará de victoria sin paliativos de Pedro Sánchez, aunque lo haya hecho sin superar los ¡"malísimos"! resultados de Rajoy en 2016. Es probable que se hable de la decepción del "bastión patrio"  que de pasar de 0 a 24 se queda lejos de esos 40 escaños que auguraban, incluso, ellos mismos. Puede que incluso se hable de sabor agridulce en el partido del nuevo líder del centro, por aquello de que no han conseguido echar al ocupa (que deja de serlo ya) de la Moncloa. Habrá quien piense que, a pesar de quedarse sin representación en el País Vasco y ser barrido prácticamente de Cataluña se puede seguir gobernando con mano firme el buque "...". O que, a pesar de haber sido reducidos de manera colosal (afortunadamente) estarán contentos porque pueden seguir condicionando al gran dragón desde las estancias de Galapagar. Puede que haya, incluso, quien se pare a pensar cómo sumando 11.153.752 votos en el conjunto de España, unos se quedan lejos de sumar para poder gobernar y, otros, con tan solo 447.253 votos más suman de sobra para aliarse y sacar un gobierno adelante sin problemas (aunque las esperanzas de una reforma de ley electoral creo que se desvanecen).

Pero este tipo de análisis siempre va a depender de la perspectiva y, sobre todo, de las expectativas creadas previamente. Pero hay otras cosas que tienen poco margen de discusión...

Como sabes, en este espacio, fundamentalmente hablamos de comunicación. Y de eso es de lo que realmente quiero escribir a estas horas de la noche del domingo y tras haber visto las comparecencias de los líderes que optaban a presidir el gobierno de España. 

De todas, me quedo con una para hablar de algo que, normalmente, se le resta importancia pero que todos los que se dedican a exponerse en público saben que la tiene, y mucha: la indumentaria.

Después de haber cosechado los peores resultados de tu formación política, después de haber pasado la jornada electoral y cuando tienes que salir a transmitir noticias duras porque toca asumir responsabilidades, pero también a agradecer y animar a todos esos millones de personas que todavía confían en tí y en tu proyecto... Después de todo eso, de verdad, ¿era necesario salir de esa guisa, tal cual familiares directos del difunto a recibir el pésame?. ¡Vaya ánimos! ¡Muy atractivo para los menores de 30!. ¿Qué tal haber pensado en algo más de domingo (electoral), de fin de semana...? ¿Qué tal un poco de calor en el escenario para evitar la soledad y el frío de la derrota (aparecer acompañado no es igual que aparecer arropado)? No están solos, todavía tienen 4.355.641 personas que les apoyan.

Por cierto, hay que decirlo, el gran gurú de estas elecciones: Tezanos. Avisó que su CIS le decía que Sánchez podía doblar en escaños a Casado. Ahí lo tienes.

martes, 23 de abril de 2019

Sobre los debates

Parece obligado escribir en este espacio sobre los dos debates a los que hemos podido asistir en estos dos últimos días entre los candidatos a presidente de gobierno de España.
Procuraré no hacer ningún análisis político. Todos tienen sus propuestas (o no). Y me limitaré a comentar asuntos relacionados con la comunicación. (lo digo por si quieres dejar tu lectura aquí).
Resultado de imagen de debate tveLa primera pregunta que me planteo es si los debates sirven para algo. Parece que no, siempre y cuando no cometas algún error grave. En segundo lugar, ¿ha contribuido a la salud democrática, aparte de darnos mucho juego, un debate en el que hay un ausente principal que, seguramente, tendrá mucho que decir en la solución del próximo gobierno? Parece que no. En todo caso, personalmente, pienso que son buenos y necesarios. Deberían ser obligatorios.
De todos es conocido que lo que ocurre en un debate está pensado al milímetro. Desde el vestuario a la actitud, pasando por las frases y mensajes fuerza o, por supuesto, el lenguaje gestual, debería estar perfectamente diseñado y ensayado.
Siendo un debate televisado, es evidente que el lenguaje no verbal y las "llamadas de atención" adquieren máxima importancia.
Siendo un "doble" debate en días consecutivos, parece que lo lógico es prepararlo pensando en el conjunto.
Siendo un debate para persuadir a demasiados millones de españoles indecisos, cobran importancia la credibilidad, la coherencia y, sobremanera, las emociones.
A partir de aquí, juzgad vosotros mismos.
Sánchez: en presidente, defendiendo su gestión y avisando del peligro de las 3 derechas. Con dominio del lenguaje gestual, aprovechando su envergadura y utilizando a la perfección las entonaciones de su voz y la expresión facial. Mensaje contundente: justicia social.
Iglesias: indumentaria al uso para su público y lenguaje gestual correcto. En el primer debate se deshizo pronto del bolígrafo entre los dedos pero mantuvo mucho tiempo su mano izquierda inmóvil y oculta, lo que le hacía perder fuerza en su mensaje. Magistral en el segundo, por su indumentaria, por separarse hábilmente del "circo" de encontronazos e interrupciones y por la contundencia de sus propuestas; tanto que resultaban creíbles. Volvió por el camino de las emociones, cual mesías, exigiendo respeto para la audiencia y erigiéndose en la voz de los deseos de la gente. Terminó con el "sí se puede" del 15-M.
Casado: aunque la sonrisa sea uno de los principales ingredientes de la comunicación eficaz, mantenerla permanentemente, incluso cuando te acorralan, no ayuda a ganar credibilidad (el momento en que prácticamente se abalanza Sánchez sobre él hablando de las mujeres, resultó demoledor). La expresión facial en televisión es importante, y Casado no la supo interpretar en el primer debate, tanto es así que trasladaba con su leve sonrisa, falta de coherencia. Mejoró bastante en el segundo, también con su lenguaje gestual. Hizo un buen uso de los recursos gráficos y realizó un minuto de oro mucho más eficaz que el del primer debate.
Rivera: magistral en el primer debate. Lenguaje gestual, expresión facial permanente, uso de recursos para llamar la atención, minuto final épico aprovechando la música que sabía iba a tener de fondo y, sobre todo, la actitud que le hizo posicionarse como principal adversario de Sánchez en el debate. Prácticamente su único error fue que su corbata producía reflejos. En el segundo le sobró su propio nerviosismo y las constantes interrupciones provocadas por indicación de su asesor. Creo que se pasó de frenada. Sin embargo colocó un minuto final soberbio, apelando a las emociones, contándonos una historia, su propia historia, que remató en sus declaraciones a la salida del debate, dedicándole esas palabras a sus padres y a su familia. Otro de sus aciertos fue el contacto visual (con el espectador); mirando permanentemente a cámara para trasladar directamente los mensajes fuerza a quien de verdad le interesaba, el espectador.
Pensar en quien ha ganado los debates no sirve de mucho, puesto que, no siempre quien gana los debates gana las elecciones. Además, dependiendo de las expectativas de cada uno de ellos y de las nuestras, el vencedor puede ser diferente.
Estoy seguro que Sánchez se considera vencedor porque no ha perdido por K.O. Casado se considerará vencedor porque después de haber perdido una oportunidad de oro en el primer debate, en el segundo remontó claramente. Rivera pensará que ha sido el vencedor llevado por la euforia de su clara victoria en el primero y porque es, a mi juicio, el que mejor ha manejado las herramientas de la comunicación y la persuasión. También Iglesias pensará que ha sido ganador porque en el segundo debate, a sabiendas de la previsible bronca, preparó milimétricamente su actitud sosegada e institucional; tanto que se enfundó un jersey de chico bueno cargado de simbolismo (por la marca).
En todo caso, recordad, cuando la razón y la emoción entran en conflicto, suele ganar la emoción